Mamá, soy poquito, no haré travesuras

Mamá, soy poquito, no haré travesuras

Confieso que me resulta inexplicable, que un candidato o candidata, que aspire a ser diputado federal, senador, gobernador o presidente de la República, etc., utilice cualquier escusa para evadir el debate, la confrontación política, el intercambio de ideas, el cara a cara, la entrevista con el periodista incómodo, en fin, todo lo que lo saque de su zona de confort.

En este contexto, vayamos al caso más grave, por la importancia de la investidura: ¿cómo se puede aspirar a ser presidente de México si cada vez que se tiene que afrontar un problema se manda al jefe de la campaña  o al del partido, a contestar por el interpelado?...¿tendrán idea esos suspirantes de las responsabilidades que implica ser titular del Ejecutivo?

¿Imagínense un mandatario que evade el conflicto negociando con personajes del perfil de Hugo Chávez?...o ¿qué tal recibiendo presiones de los Estados Unidos para apoyar una de sus causas bélicas?...¿acaso se esconderá y mandará por delante a uno de sus fieles escuderos?

La política se define, y se define bien, como el arte de lo posible. No hay problema o circunstancia, por grave que sea, que no se pueda superar haciendo política de altura y la herramienta de la buena política es una: el diálogo en toda su expresión, desde el que se conduce con tersura, hasta el que está marcado por la rudeza. Por ello, renunciar a la palabra, es hacer claudicar la posibilidad del consenso.

Así pues, la trillada frase de: “no voy a caer en provocaciones”, se convierte en la esencia misma de la anti política y encubre el miedo atávico que siente el tecnócrata para dirimir sus controversias con el otro, con el que no piensa igual. No están preparados para aceptar la diferencia, su narcisismo lo impide.

Quizá exagero y el “no voy a caer en provocaciones”, no amerita interpretaciones originadas en la ciencia política, sino en la sicología y tiene una sola explicación: cobardía.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos