La insidia que derrama el vaso

La insidia que derrama el vaso

“Ahora sí erraron el blanco. No es lo mismo haber matado al hijo de Javier Sicilia que a los de Alejandro Martí, Nelson Vargas o Isabel Miranda de Wallace. Si bien ellos llegaron a ser importantes voces ciudadanas de repudio a la inefectividad gubernamental, hoy ya no insisten en la renuncia de los que no pueden, sino se dedican a recibir premios y a respaldar la totalitaria Iniciativa México (IM) en su campaña por mover las conciencias de los mexicanos”

Este es el primer párrafo de la colaboración de John M. Ackerman, titulada “La gota de sangre que derramó el vaso” y que publicó La Jornada el pasado 5 de abril.

Desde luego que el señor Ackerman tiene todo el derecho de opinar lo que a su leal saber y entender convenga, pero lo que también es una realidad es que el analista empieza por descalificar a tres personajes que para millones de mexicanos (también a su leal saber y entender) son un símbolo ciudadano en la lucha contra el crimen organizado, entonces ¿cómo convocar la unidad de las mayorías?

En otro de los alegatos de Ackerman, asegura que Sicilia si será un referente en la “real” protesta ciudadana porque “es un hombre culto y de izquierda que difícilmente podrá ser domesticado”.

Este reduccionismo implica que quien no sea “culto y de izquierda”, técnicamente es una mala bestia que puede olvidar el dolor por la muerte de un hijo, gracias a unas cuantas prebendas.

Se olvida don John que buena parte de esa “izquierda culta” asesinó a Roque Dalton, a León Trotsky, inventó el Gulag y muchas otras perlitas de esta catadura.

Los inventores del “López Obrador un peligro para México”, del que no está conmigo es un traidor y Ackerman, abrevan en el mismo ideario.

Bien dicen que los extremos se juntan.

Por cierto, el señor Sicilia estuvo, el miércoles 6 de abril, en Los Pinos con Calderón, espero que Ackerman no piense que fue domesticado.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos