Duarte, el obsequioso gobernador de libertades

Duarte, el obsequioso gobernador de libertades

 

Equivocadamente los periodistas en México, particularmente en Veracruz, celebran el 7 de junio, Día de la Libertad de Expresión, como el día de los periodistas, o el día de la Libertad de Prensa. Pero es el 3 de mayo el día que la Asamblea General de las Naciones Unidas constituyó, a iniciativa de la UNESCO, como el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Porque una cosa es la Libertad de Prensa y otra la Libertad de Expresión. Es el artículo 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos el que ampara esta libertad; a la letra dice: “Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquiera materia. Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento del delito”.

La libertad de expresión por sus parte, no pertenece sólo a la prensa; de manera incorrecta los periodistas se han arrogado esa libertad y por lo mismo celebran el Día de la Libertad de Expresión como el día de la prensa, el día de los periodistas.

La libertad de expresión es un derecho que pertenece a todos. Ningún grupo, gremio o cofradía puede arrogarse esta libertad. Dicha libertad de expresión pertenece a usted, a la ama de casa, al taxista, al obrero, al pescador, al abogado, al estudiante, al mendigo, a todos.

Es el artículo 6º de nuestra Constitución el que garantiza nuestro derecho a expresarnos libremente, a la letra dice: “La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito, o perturbe el orden público”.

Pero ya es costumbre equivocarnos en este gobierno, y a fuerza de esa costumbre los periodistas acudirán a compartir con el señor gobernador el pan y la sal. Como de costumbre los más abyectos periodistas, los más rastreros buscarán sentarse a la diestra o a la siniestra del mandatario. Después, obsequioso el gobernador repartirá regalos que van desde autos, televisores y electrodomésticos. En ese convivio el señor gobernador se comprometerá a seguir “brindando las garantías para el libre ejercicio del periodismo en el estado”. Igual y hasta presuma su premio como “garante de la libertad de prensa”, igual y hasta por ahí se les ocurra a los invitados obsequiarle otro premio; igual y hasta en esa desmesura de halagos crean todo lo que les diga.

Pero la experiencia nos señala que no hay que creer todo lo que nos diga. Paradojas de la vida, justo el año pasado el gobierno de Veracruz entregó un coche a Víctor Báez y le prometió garantías para ejercer su oficio; a las pocas semanas unos delincuentes lo secuestraron y fueron a arrojar sus restos justo enfrente de las oficinas de la comunicación social. Seguramente Víctor Báez hubiese preferido seguridad y garantías para ejercer el periodismo que un vehículo de cuatro ruedas.

Pero ya que equivocadamente celebramos al periodismo en este día, porque mejor no recordamos a todos los compañeros que han caído en el ejercicio de esta noble profesión. Han sido muchos, ha sido doloroso, desafortunadamente no han sido suficientes. Y no han sido suficientes porque la impunidad, el cinismo y la prepotencia envalentonan a los enemigos del periodismo, del verdadero periodismo en Veracruz. No se ha detenido a ningún culpable y a los que han detenido, les han fabricado su culpabilidad. Es por ello que la delincuencia organizada, los funcionarios corruptos, los empresarios ladrones y hasta la misma coordinación de Comunicación Social agravia y agrede a los periodistas que señalan los visibles yerros de un gobernador a quien ya comparan como “chivo en cristalería”.

Pero hoy, el obsequioso el gobernador Duarte se llenará la boca de mentiras, empezando por decir que hoy se celebra a los periodistas, pero no, hoy es el Día de la Libertad de Expresión; en este día el gobernador dará pero no otorgará; hablará pero no creerá en lo que dice; celebrará pero no conmemorará; se hará escuchar pero seguirá sin escucharnos.

¿Entonces, qué caso tiene celebrar con él?

Armando Ortiz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.