Sin abejas no hay futuro

Sin abejas no hay futuro

El 20 de mayo ha sido designado por Naciones Unidas como Día Mundial de las Abejas.  La falta de abejas y otros polinizadores es uno de los principales factores que están detrás de la pérdida de cultivos en zonas en las que estos insectos actúan, alertaron hoy apicultores de diversos países.

En una conferencia en Roma, el vicepresidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Apicultores (Apimondia), Peter Kozmus, se apoyó en distintos mapas del mundo para ilustrar cómo la producción en esas áreas se está resintiendo “porque no hay suficientes polinizadores”.

“Hay más de 20 mil  especies de abejas, pero muchas de ellas están disminuyendo” por causas como el uso de pesticidas, los cultivos transgénicos, las plagas, la agricultura intensiva, el cambio climático o la urbanización que restringe sus hábitats, afirmó Kozmus.

Más del 75 por ciento de los cultivos que alimentan el mundo dependen de alguna forma de la polinización de insectos y otros animales, por lo que su ausencia podría acabar con el café, las manzanas, las almendras, los tomates o el cacao, según la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En la Península de Yucatán las abejas también peligran

Apicultores miembros de la Alianza Maya por las Abejas de la Península de Yucatán pidieron a las autoridades federales y estatales a que tomen acciones para disminuir las amenazas contra las abejas debido al crecimiento de la agricultura convencional e industrial, que sólo en Yucatán y Quintana Roo provocaron la muerte de 326 colonias durante el año pasado. Instaron a prohibir ya el uso de los plaguicidas tóxicos que las están matando.

En el marco del Día Mundial de la Abeja, los apicultores del sur del país recordaron que las abejas se han visto cada vez más amenazadas por la deforestación de la península de Yucatán. En esa zona se calcula que anualmente se pierden 60 mil hectáreas de selva, en gran parte por las 42 mil hectáreas de soya transgénica que se sembraron en 2018, con lo que se redujo el área de pecoreo para la apicultura y los espacios de anidación de las abejas.

Los apicultores también destacaron que el 75 por ciento de los cultivos alimentarios del mundo dependen de la polinización. Sin embargo, el 40 por ciento de las especies invertebradas de polinizadores, sobre todo abejas y mariposas, corren el riesgo de extinguirse.

Detallaron que sólo durante el año pasado, en Yucatán y Quintana Roo más de 326 colonias de abejas murieron por causas ligadas a fumigaciones en esas áreas.

Se calcula que a nivel mundial existen unos 20 mil especies de abejas silvestres, de las cuales el 10 por ciento existen en nuestro en México.

En la Península de Yucatán, las abejas nativas son una parte fundamental de la cultura de muchas comunidades indígenas, como lo es para los pueblos mayas, los cuales llaman Xunán Kab (“la señora abeja”) a la abeja sin aguijón Melipona beecheii.

Aquí van algunos datos sobre las abejas, su labor polinizadora y cómo podemos ayudarlas y protegerlas:

  1. Las abejas polinizan 170.000 especies diferentes de plantas.
  2. Al menos un tercio de cada alimento que consumimos depende de la polinización.
  3. Para producir un kilo de miel, una abeja debería visitar cuatro millones de flores y recorrer una distancia equivalente a dar la vuelta al mundo cuatro veces.
  4. Una colonia de abejas es comparable con una ciudad pequeña en cuanto al número de individuos. Aloja entre 30.000 y 60.000 obreras, de 300 a 1.000 zánganos y una reina.
  5. No hibernan, sino que siguen activas durante todo el invierno. Sin embargo, en esta época se juntan para calentarse unas a otras.
  6. Las abejas son constructoras con un gran sentido de lo económico y lo racional. Los panales están entre las estructuras mejor diseñadas y organizadas de la naturaleza: sus paredes se juntan en ángulos de 120º, formando hexágonos completos.
  7. Salen de la colmena en cuanto la temperatura exterior supera los 10 ºC.
  8. Se recomienda utilizar pesticidas que sean inofensivos para las abejas
  9. Concientizar a niños y jóvenes sobre la importancia de estos insectos.
  10. Evitar cortar el césped o segar cuando las plantas están floreciendo, y hacerlo siempre a últimas horas de la tarde.