Detenidos por caso Tierra Blanca denuncian tortura, podrían salir libres

Detenidos por caso Tierra Blanca denuncian tortura, podrían salir libres
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Octavo policía detenido por el caso declaró que a los cinco jóvenes “les dieron muerte y los incineraron”

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de marzo (Al Momento Noticias).- Marcos Conde Hernández, ex delegado de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz y su hombre de confianza, Otoniel Cruz Linares, detenidos por la desaparición de cinco jóvenes en Tierra Blanca, buscan la protección de la justicia federal a causa de presuntos actos de tortura cometidos durante sus declaraciones rendidas ante la Fiscalía de Veracruz.

Los ex policías, involucrados en la desaparición de los jóvenes originarios de Playa Vicente, argumentan que sus derechos humanos fueron violentados, apelan tortura durante las declaraciones rendidas ante la Fiscalía General del estado.

El próximo 7 de marzo se les concederá audiencia para posteriormente conocer si la demanda procede en favor de los detenidos. En caso de comprobar actos de tortura, se les podría otorgar un Amparo para Efectos, es decir, sería regresado el caso al auto de formal prisión.

En el peor escenario para las víctimas, habría la posibilidad del otorgamiento de un Amparo Liso y Llano, que se traduce en la libertad de Marcos Conde Hernández y Otoniel Cruz Linares, explicaron expertos jurídicos consultados por el portal SinEmbargo.

“Increíble sería que estas personas quedaran en libertad. Sería la injusticia más grande que pudiéramos escuchar. Cómo a una persona que estuvo al mando de 60 personas, sin acreditar su examen de confianza desde el año 2012, además de cometer decenas de ejecuciones, un juez decida darle un amparo”, aseguró Bernardo Benítez, padre de uno de los desaparecidos.

Los cinco jóvenes, entre ellos una mujer de 16 años, desaparecieron el lunes 11 de enero después de que policías se los llevaron en la región de Tierra Blanca cuando cargaban gasolina en una estación de servicio.

El octavo policía detenido por el caso, Rubén Pérez Andrade, declaró la víspera que a los cinco jóvenes “les dieron muerte y los incineraron”.

Al respecto, Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), indicó que el octavo implicado en la desaparición estuvo presente en todos los momentos claves de los hechos.

Los jóvenes “fueron quemados, posteriormente fueron molidos, seguramente en un molino de caña, y fueron tirados a un pequeño río”, precisó el subsecretario citando a Rubén Pérez.

Padres piden ampliar búsqueda

En tanto, los padres de los cinco jóvenes demandaron ampliar la búsqueda de los responsables de la desaparición, y consideraron que la versión del octavo policía detenido, según la cual fueron asesinados e incinerados, es sólo una declaración más.

Bernardo Benítez indicó que la declaración de Pérez Andrade “solo es de momento una declaración más de la investigación”.

En entrevista para Primero Noticias, dijo que “a partir de ahí debemos ampliar la búsqueda de los autores intelectuales y autores materiales que todavía falta por atrapar”.

Afirmó que “la Gendarmería ha estado trabajando bien y les damos un voto de confianza para que se aclare todo”; sin embargo,  “se debe llegar hasta las últimas consecuencias para que esto no siga sucediendo en el estado”.

En tanto, el comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo, aseguró que según el testimonio del octavo policía detenido por la desaparición de los cinco jóvenes de Tierra Blanca, todos los ex agentes involucrados estuvieron en el rancho El Limón.

“Este octavo policía narra exactamente cómo fueron los hechos de manera muy puntual, cómo participan los otros ex policías”, aseveró para Grupo Imagen.

Explicó que según el testimonio, todos los policías involucrados “detienen (a los jóvenes), los trasladan, igual están en el lugar de los hechos hasta prácticamente el último momento” y que “está prácticamente sin hacer nada, pero viendo qué es lo que está sucediendo, cómo se están dando los hechos”.

Galindo enfatizó que este testimonio es importante porque narra puntualmente los hechos, aunque, aclaró, hay que corroborar sus dichos y que sigue la búsqueda de los tres jóvenes que no han sido identificados.

AMN.MX/dsc/bhr