¿Por qué no se pueden predecir los sismos?

¿Por qué no se pueden predecir los sismos?

 

MORELIA, MICHOACÁN, 18 de mayo (Al Momento Noticias).- El doctor en ciencias Miguel Ángel Santoyo García-Galiano, profesor investigador del Instituto de Geofísica Unidad Michoacán (IGUM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dedica esfuerzos para entender la naturaleza de los sismos en México a través de un estudio espaciotemporal de los episodios para entender sus propiedades y características.

Gracias a la mediatización del fenómeno, el internet ha difundido una serie de mitos e informaciones erróneas respecto a la sismología, por lo que la comunidad científica exhorta a la población  a consultar investigaciones publicadas en medios confiables, pues solo las leyes físicas darán una noción certera sobre el origen e impacto de los movimientos tectónicos.

En entrevista con la Agencia Informativa CONACYT, el investigador esclareció algunas dudas generales sobre el tema. A continuación se presenta un fragmento de la conversación:


AIC: ¿Qué genera un terremoto?

MAS: Las placas tectónicas son bloques de corteza terrestre, los cuales constantemente están en movimiento. La corteza oceánica, por ejemplo, como es más densa que la corteza continental, se mete por debajo de esta generando fricción entre ellas. Esta subducción en la zona de contacto además no es constante, en la mayoría de las ocasiones ocurre de manera abrupta y a empujones, por decirlo así, y cada empujón es un sismo. Además, esta fricción no es en un punto sino en toda un área, y dependiendo de esa proporción se produce la magnitud del terremoto. A estos se les conoce como sismos inversos.

Otra situación que produce un temblor es el fenómeno contrario, las placas tectónicas se separan y esto genera una ruptura que se traduce en un terremoto. Algunos bloques se caen y generan sismos de extensión, aquellos que se podrían llamar normales.

AIC: ¿Por qué no se pueden predecir los sismos?

MAS: Un sismo no es otra cosa más que el movimiento repentino entre dos bloques de roca. Ese movimiento tiene involucrados muchos aspectos físicos de la propia roca, la descripción de la fricción entre ambos bloques puede ser muy compleja porque involucra aspectos propios del material y también las fuerzas externas que están actuando sobre esos dos bloques. Para conocer el momento en que ocurriría un terremoto se necesitarían conocer tanto las fuerzas que están involucradas en ese punto donde se va a romper (las fuerzas externas) como las propiedades internas en la zona de ruptura.

Nosotros no tenemos acceso a medir estas propiedades porque los sismos ocurren a gran profundidad. Además, la Tierra en su conjunto constantemente está en movimiento, y ello provoca transferencia de esfuerzos, es decir que la presión en un área se distribuye en otra; es muy difícil conocer con certeza todos estos esfuerzos porque involucran todo el globo terráqueo. Por eso no es posible predecir un sismo.

AIC: ¿Por qué los terremotos son tan frecuentes en México?

MAS: En México está la zona de subducción mexicana, que es donde la placa oceánica que forma parte del piso del mar se está metiendo por debajo del continente, y ese deslizamiento es permanente. Debajo de las cortezas hay corrientes de magma que van transportándola en direcciones contrarias; en el caso de la corteza continental del país, esta se mueve hacia el suroeste, y el piso del mar del Océano Pacífico se mueve hacia el noreste, moviéndose uno contra el otro permanentemente.

El flujo permanente de magma provoca que la placa norteamericana se monte sobre la placa oceánica todo el tiempo. Eso es lo que provoca los sismos en el país. Sin embargo, el Eje Volcánico Transversal Mexicano también genera terremotos por el ascenso del magma que puede producir erupciones volcánicas, lo cual también provoca a veces la ruptura de las rocas debajo de los volcanes.

AIC: ¿Podrá algún día la ciencia predecir un terremoto?

MAS: La predicción involucraría tres cosas: las características del sismo, el lugar y tamaño del terremoto y, por último, cuándo ocurriría. Quizás algún día podremos determinar dónde y de qué tamaño sería el próximo temblor, aunque aún estamos lejos de saberlo, pero saber cuándo ocurrirá un sismo es algo que probablemente no ocurrirá en muchos años.

AMN.MX/wh