Persiste el odio racial entre nosotros

Persiste el odio racial entre nosotros

Tres cosas destacaban en la correspondencia sostenida entre Alexander von Humboldt y Charles Darwin: el naturalista alemán le relataba al evolucionista inglés que en este septentrión existía tierra que podía comerse; que dos terceras partes de la plata que se usaba en el mundo había salido de costas de nuestro Golfo… y la profunda desigualdad entre sus habitantes.

Y sí, fueron ciertas las tres. A pesar de que somos el país por excelencia de la desigualdad social, no obstante que hemos sido derrotados por el extranjero a falta de identidad nacional, a pesar de que todavía no nos aceptamos como somos y despreciamos el rico mosaico de nuestro mestizaje, las cosas siguen igual.

Le rendimos honores a la pigmentocracia, somos altaneros y arrogantes raciales, abusamos del maltrato, la intolerancia y la discriminación hacia nuestros coterráneos y coetáneos, y nunca hemos sido solidarios con 16 millones de indígenas que están en el fondo del abismo social que conforma nuestra patria.

La ultraderecha se nutre de esta situación de encono y se confabula con el conservadurismo para frenar la evolución social. La derecha fascistoide se burla de los compromisos en abierto con los más pobres, de los homenajes en concierto a sus tradiciones seculares, de la defensa de su patrimonio originario. En ningún país moderno pasa esto.

Kikapúes, chontales, mixtecos, olutecos popolocas se extinguen

La tercera parte de los indígenas latinoamericanos, 50 millones de seres humanos, vive en nuestro territorio, mientras el macizo de 11 familias lingüísticas, 68 agrupaciones étnicas esperan una respuesta que ha tardado siglos en llegar. Las 364 variantes idiomáticas se extinguen con la miseria indetenible.

Después de un eterno penar, se apagan cotidianamente. Catorce están en riesgo de desaparición, entre ellos los valientes kikapúes, los irreductibles chontales y mixtecos, los lúcidos olutecos popolocas, descendientes de Marina, la inteligente Malinche, luchan todavía por sobrevivir, en medio de un páramo de indiferencia.

Lo que pudiera ser todavía un semillero de florecimiento cultural y de desarrollo regional equilibrado, se está perdiendo por la violencia y la discriminación que ejercemos en su contra. A través de los siglos, decían los historiadores Vicente Riva Palacio, Alfredo Chavero y José María Vigil, presos en la Cárcel de Belén.

Los indígenas mexicanos, peor que antes de la Revolución de 1910

Y seguimos siendo más brutos que un arado. Parece que la sentencia está siendo cumplida: no podremos mejorar hasta que a una rana le salgan pelos. Todas las políticas indigenistas han ido a parar al barril sin fondo de la demagogia, porque no hemos sabido qué hacer con ellos. Nos persiguen sus fantasmas… que son los nuestros.

La cuestión indigenista preside nuestra historia. Y en otros países del área latinoamericana se han adoptado soluciones más directas y categóricas que las mexicanas. La corrupción ancestral ha jugado un papel decisivo en la postergación y el odio racial entre los mexicanos.

Ningún resultado, por lo visto, de la “primera revolución social del mundo, incluyendo la soviética” –como gustaban pregonar los jilgueros del sistema priísta. Ella no tocó, ni con el pétalo de una rosa esos avatares vergonzosos. Es una verdadera asignatura pendiente de todos los mexicanos con dos dedos de frente, bien nacidos.

La Carta Magna no dice cómo lograr la igualdad entre desiguales

Nuestro explotado artículo 4o. Constitucional, el de la pomposa igualdad, reconoce la naturaleza pluricultural de la Nación “sustentada originalmente en sus pueblos indígenas “; adopta la protección y desarrollo de las lenguas nativas, excita a su mejoramiento, pero nunca ha pasado de ser un catálogo de intenciones demagógicas.

‎La Constitución jura proteger sus culturas, usos, costumbres, recursos y formas de organización social, con el “efectivo acceso a la jurisdicción del Estado”, incluyendo la garantía de que “en los juicios agrarios se tomarán en cuenta sus prácticas y costumbres jurídicas “, pero como la Constitución no dice exactamente cómo, todo es un simple latiguillo de discurso oficial.

Vivimos los mexicanos, en el mejor de los casos, la “administración” del indigenismo. Hasta la fecha, los grupos étnicos originarios no tienen acceso a servicios, mínimos de salud, educación, asistencia social y bienestar, alegando las autoridades que “no saben lo que están expresando”.

Ni sabemos que tenemos millones de afromexicanos en el trópico

Muchos siglos después, las Cámaras de Diputados y Senadores ‎pueden ufanarse de tener representantes de las etnias y de los grupos lingüísticos. Hasta ahora empezamos a apreciar su participación decidida en los debates sobre igualdad social, desarrollo nacional y defensa de la soberanía mexicana. Hasta ahora nos damos cuenta de su coraje y de su amor al país.

‎Si supiéramos que los otros 34 millones de indígenas latinoamericanos han logrado reducirnos al paleolítico, lo entenderíamos con facilidad: la Constitución argentina garantiza el derecho a la educación bilingüe e intercultural; la de Colombia obliga a elegir dos senadores indígenas; Ecuador reconoce incluso los derechos de los afros.

Nosotros ni sabemos que tenemos millones de afromexicanos en el trópico húmedo y en las cálidas estepas de nuestro rico territorio. Menos aceptamos que un tercio de nuestra sangre es de raíz africana. La Constitución venezolana y casi todas las demás incluyen la protección histórica de sus rituales y de sus lugares de culto y tradición. Aquí nos reímos de tamaña imprudencia.

Nuestras etnias, explotadas por huachicoleos, fracking, minas…

‎El tema indigenista continúa poniendo en la picota la eficacia de los gobiernos, la función de la política y el valor de la tolerancia mexicana de dientes pa’ fuera. A falta de claridad constitucional, tal parece que en México el derecho otorga el poder de matar a los indígenas.

Así se deriva de los despojos de compañías privadas y estatales a sus tierras para empresas mineras, eólicas, acueductos, gasoductos, frackings gaseros, siembra de transgénicos, imposición de proyectos turísticos, arrebatos contra sus selvas, bosques, aguas comunitarias y todo lo que podamos imaginar.

Han sido chivos expiatorios de los truhanes antimexicanos que los han masacrado en sus huachicoleos, en la explotación inmunda de sus parajes con proyectos devastadores sobre la ecología, su medio ambiente y su manera de vivir. Acaban con las especies prehistóricas, la flora y la fauna de los entornos.

Entreguistas e intolerantes piden a gritos una nueva guerra de castas

Los cachorros de la Revolución y los presidentes autoproclamados indigenistas continúan masacrando a sus hermanos diferentes. Viven en la misma casa, pero no se conocen todavía.

Con su actitud, los entreguistas y los intolerantes piden a gritos una nueva guerra de castas, un nuevo Tomóchic, otra revuelta para apaciguar a Cajeme y sus yaquis. Están estirando la liga, usando sus lenguas de doble filo. Tratan cotidianamente de desaparecer a la Nación de todos.

Falta un grito a tiempo. Antes de agarrarse a pedradas. Expliquemos en la Constitución exactamente cómo hacerle.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Un cable de la agencia española de noticias, Efe, da muestra del sectarismo que existe en sectores bien identificados de nuestra sociedad: “Mezclan español e inglés al hablar, presumen de sus viajes en redes sociales y procuran no juntarse con las clases populares. Así son los “whitexicans“, un término que define a personas que muestran orgullo por México en el extranjero pero adoptan actitudes clasistas y racistas dentro de su país. Una exitosa cuenta de Twitter llamada “Cosas de Whitexicans“, que ha acuñado el concepto, se ha convertido en un azote humorístico contra el postureo de esta clase de mexicanos que tienen unos hábitos más basados en las apariencias que en las convicciones. Se ríen de esas personas que “emprenden con dinero de sus papás”, “salen del país durante un corte de agua”, “van a pasar el fin de semana a Las Vegas”, “hablan en inglés con sus amigos blancos” o “creen que la gente más bonita de Ciudad de México se encuentra en la Roma y la Condesa“, dos barrios llenos de extranjeros.” + + + Un clarísimo prototipo de whitexican es sin duda el (en mala hora) ex candidato presidencial del (por fortuna) desaparecido Panal, Gabriel Quadri, quien hace unos días twitteó otra de sus (muchas) célebres pendejadas: ” Si México no tuviera que cargar con Guerrero, Oaxaca y Chiapas, sería un país de desarrollo medio y potencia emergente…” + + + Y otro cable, también de la agencia Efe advierte: “ Yalitza Aparicio, la actriz mexicana de ascendencia indígena que protagoniza la aclamada película Roma, ha pasado de llevar una vida modesta a ganar fama a nivel mundial, lo que muchos cuestionan si ello supone un avance hacia la diversidad o estamos ante un producto más de Hollywood. Desde que se estrenó el filme de Alfonso Cuarón, Yalitza, procedente de una familia humilde del sureño estado de Oaxaca, está viviendo un sueño que jamás habría imaginado ya que no tiene formación en interpretación. En la ciudad de Tlaxiaco, Aparicio llevaba una vida tranquila como maestra de escuela y ahora está recorriendo el mundo presentando la cinta, recibiendo premios y llevando vestidos de alta costura de firmas de la talla de Prada, Oscar de la Renta o Miu Miu. ‘Yalitza se vuelve una forma más de simulacro, se vuelve algo que pareciera ser icónico de lo indígena pero termina siendo una atracción más en este juego’, dijo a Efe el psicólogo Ricardo Trujillo. El académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la más importante del país, opinó que la nominación a mejor actriz en los Óscar, que se celebrarán el próximo 24 de febrero, no es más que otro esfuerzo de Hollywood para lavar su imagen.”

http://www.indicepolitico.com / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / @IndicePolitico / @pacorodriguez

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.