Y mientras tanto en Veracruz

Y mientras tanto en Veracruz

Me canso ganso que el lugar común es circunstancia, no certeza

En temas de seguridad, el fin e inicio de año han estado bastante agitados, continuando con la dinámica de los últimos meses, es decir, no es atribuible, solamente, al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, como tampoco es solución, culpar a los que fueron gobierno.

Feminicidios, ejecutados, policías que agreden ciudadanos, secuestros, por desgracia, más de lo mismo. No se percibe que en el futuro próximo el fenómeno vaya a la baja.

Y no se necesita tener bola de cristal para afirmar lo anterior, la persistencia de la inseguridad encuentra terreno fértil, en el pleito ranchero entre el gobierno del estado (y aliados), en contra del Fiscal General, Jorge Winckler Ortiz.

En las poco más de cinco semanas de la administración de García Jiménez, tanto él como su secretario de Gobierno, Eric Cisneros, lanzan admoniciones todos los días en contra del mentado fiscal, sobra decir que Winckler, en desventaja política, les lanza dardos envenenados, que pegan en la línea de flotación del gobierno local.

Lo más grave sería, que el diferendo se alargara en menoscabo de la ciudadanía, que es la que sufre las consecuencias directas del actuar de los malosos.

Ingeniero agrónomo de profesión, suponemos que nadie le ha dicho al señor Cisneros, que el encargado de la gobernanza no se debe ver, se debe sentir.

La insoslayable brevedad
Javier Roldán Dávila

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.