¡No se enreden!

¡No se enreden!

Ovidio los dejó hechos un ovillo

Cuando se critican las decisiones tomadas por el presidente López Obrador y su gabinetito de seguridad, con relación al caso Culiacán, nadie está sugiriendo que era preferible que hubiera habido decenas de muertos, lo trágico es que ante un pésimo operativo militar, el Estado Mexicano se vio obligado a doblar las manos.

Además, en un país democrático, la pifia habría costado la renuncia de los responsables, sin embargo, en México no pasa nada, así pues, el error se le endosa al Tlatoani.

Por otro lado, el que decidió eliminar el CISEN, desarticular a la Policía Federal y privilegiar a la Guardia Nacional por encima de los cuerpos de elite de la Marina, fue el tabasqueño. Tanto se quejó de eso y él bajo el panal a escobazos...literal.

A esto tenemos que sumar que el avión presidencial está embodegado, sí el transporte estuviera disponible se podría haber utilizado como centro de mando ante la emergencia, pero no, el señor prefirió tomar un vuelo comercial a Oaxaca.

Las críticas son porque no asumen su chamba y encima, salen con el garlito de que todo se debe a la mala fe de los conservadores. Para cerrar, les dejamos lo citado por Raymundo Riva Palacio: “las vidas no se salvan el día de la operación, sino el día de la planeación”.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.