La pretendida sovietización de medios, internet y redes

La pretendida sovietización de medios, internet y redes

Primer Acto

“Son propiedad del Estado, es decir, patrimonio de todo el pueblo, la tierra, el subsuelo, las aguas, los bosques, las fábricas, las minas, el transporte ferroviario, acuático y aéreo, los bancos, LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN y las grandes empresas agropecuarias organizadas por el Estado (…)

Eso dictaba el famoso y fundamental artículo sexto de la Constitución soviética de 1936, claro, aun no existían ni el internet, ni las redes sociales, sino, hubiesen sido incluidas.

Segundo Acto

En ese sentido, nos enteramos que Mauricio Vicent, corresponsal en Cuba del diario español El País, durante los últimos 20 años, no podrá seguir ejerciendo dicho oficio, pues no le fue renovado el permiso, ello con base en una norma de: “la Resolución 182, de 2006, que regula la labor de la prensa extranjera y establece que el permiso de trabajo puede ser cancelado temporal o definitivamente a un corresponsal que, según el CPI (Centro de Prensa Internacional del MINREX), ha faltado a la ética periodística y/o no se ajusta a la objetividad en sus despachos”. 20 años después, pero descubrieron que Vicent no era objetivo, tardados pero efectivos.

Para nadie es un secreto que el régimen de los hermanos Castro tomó como modelo político (con sus asegunes) el sistema surgido de la revolución bolchevique de 1917, es decir, se sovietizó. En este caso, el pueblo cubano no es propietario de El País, pero sí de  la verdad oficial y quien no la reproduzca está fuera.

Tercer Acto

El lunes Denise Maerker escribía lo siguiente  en su columna Atando Cabos:  “Mañana se votará en la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados una propuesta para agregar un artículo al Código penal, el 412 Bis que dice: “Se impondrán de 100 a 200 días de multa y prisión de 1 a 6 años a quien injurie o difame a las instituciones, autoridades electorales, partidos políticos, precandidatos, candidatos o coaliciones; si el responsable fuese funcionario electoral, funcionario partidista, precandidato, candidato o servidor público, la pena será de 200 a 300 días de multa y prisión de 2 a 9 años”

Mucho analistas insisten en señalar que el extinto PCUS y los sobrevivientes PRI y PCC tienen un tronco  común, otros los diferencian porque las constituciones de la desaparecida URSS y la cubana, prohíben expresamente la participación electoral de otros partidos que no sean los señalados, en México no se llegó a tanto. En su momento Vargas Llosa se refirió a nuestro sistema como la dictadura perfecta, la ley permitía la competencia…los mapaches no. Mejor…imposible.

Epílogo

La reforma a que se refiere Denise Mareker fue impulsada por el diputado tricolor de Jalisco Arturo Zamora. Y decimos que fue, porque debido a la tunda mediática de lunes y martes el legislador de marras se vio obligado a retirar su propuesta. La intentona queda registrada y no sería de sorprender que la quisieran revivir. Mientras, lanzamos pregunta al señor Zamora: ¿conoce la historia de los partidos corporativistas, despóticos?

Si no la conoce, sus aspiraciones autoritarias estarían amparadas en su ignorancia, más no justificadas. Si la conoce, flaco favor le hace al Nuevo PRI, al darle la razón a quienes lo comparan con el PCUS y el PCC. Pero no hay que exagerar, en todo caso debemos agradecer a don Arturo que nos muestre el verdadero rostro de la nueva intolerancia.

Perdón, esta insoslayable no pudo ser breve. Los acontecimientos obligan.

Artículos Relacionados

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos