Medios, mentiras y tuiteros

Medios, mentiras y tuiteros

 

Se ha vuelto un tema de moda entre la comentocracia, señalar que la información surgida en las redes sociales, particularmente en twitter, carece de veracidad porque los tuiteros no se toman la molestia de verificar el dato.

En este sentido, recupero el caso de Veracruz, donde los medios profesionales con mucha frecuencia acusan lo siguiente: redes sociales generan sicosis por simple altercado vial, tronadera de cohetes, etc., lo cual indica, en automático (claro, recordando que existe la excepción de la regla), que efectivamente algo ocurrió.

Es de notoria fama, que por sugerencia institucional los medios impresos y electrónicos no destacan los problemas derivados de los enfrentamientos, ejecuciones y demás, que ahora han sido agrupados en el mañoso concepto de: operativo de seguridad. A este respecto cada quien es responsable de lo que publica o deja de publicar.

En este contexto, si tenemos que no contamos con una política oficial de comunicación que informe con veracidad ¿quién diablos se encargará de hacerlo?...obvio, las redes sociales. En política los vacios se llenan.

Los gobernantes pueden aducir lo que gusten para tratar de minimizar o eliminar las noticias incómodas, pero los ciudadanos tenemos todo el derecho (consagrado en las leyes) a estar informados.

Al final ¿quién genera más sicosis? ¿tuiteros que informan de botepronto sobre cinco muertos cuando fueron dos y tres heridos? o ¿un medio profesional que calla la nota?...¿quién daña más la cultura democrática? ¿un tuitero que critica con dureza la política gubernamental? o ¿un columnista que se desvive en adulaciones al mandamás en turno y nos pinta un mundo inexistente?

Lo dicho, a los dueños de la verdad, las redes sociales les hacen mucho daño, empoderan al ciudadano. Por más que quieran pararlas, no van a poder.

Además, los tuiteros volados se anulan con los tuiteros por encargo…son lo mismo.

 

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos