UV: crónica de una reelección anunciada (II)

UV: crónica de una reelección anunciada (II)

 

Una tarde que me encontraba en un restaurante con mi amigo Roberto Williams, se acercó uno de esos personajes xalapeños a saludarlo. «Me acuerdo cuando don Agustín Acosta Lagunes te pidió que fueras rector de la Universidad Veracruzana», le dijo, «yo estaba presente escuchando, pero tú no quisiste». Así era en ese entonces, el gobernador en turno era el que decidía quién podría ser el nuevo rector de la UV. Pero después, en los días de Patricio Chirinos, surgió la famosa autonomía, que como membrete quiso acercarse a la de la UNAM, Universidad Nacional Autónoma de México.

Según el portal web de la misma UV, su autonomía implica: «reconocer y garantizar la capacidad de la comunidad universitaria para darse a sí misma normas internas, su perfil académico, sus formas de gobierno y sus autoridades».

No está mal la presente autonomía de la UV. En el artículo segundo se define que «la Universidad Veracruzana es una institución pública y autónoma de educación superior, que tiene la facultad de autogobernarse, expedir su reglamentación, nombrar a sus autoridades». Muy bien, podría uno decir, pero para lo que realmente ha servido esta autonomía es para que otras contralorías no metan las manos en el manejo de los recursos tanto federales, estatales, como particulares.

En el artículo tercero de esta ley queda bien especificado: «La Universidad Veracruzana administrará libremente su patrimonio, que se integrará con los bienes muebles e inmuebles destinados al cumplimiento de sus fines, así como con las aportaciones estatales que señale anualmente el presupuesto de egresos, las federales, la transmisión de bienes y derechos de personas físicas o morales, nacionales o extranjeras, los recursos generados por los servicios que preste y por los demás que señale su Ley Orgánica. Los ingresos de la Universidad, los bienes de su propiedad, así como los actos y contratos en que intervenga, no serán sujetos de tributación local o municipal»; y ¡vaya que se han sabido manejar libremente!

Esta parte de la autonomía es una de las razones por las que es tan atractivo el puesto de rector de la Universidad Veracruzana, manejar el presupuesto a discreción. Sí, es cierto que es la Junta de Gobierno la encargada de vigilar el manejo de estos recursos. Esto se encuentra en el inciso X del artículo cuarto, donde refiere que la Junta de Gobierno tiene como atribución «ejercer vigilancia y control del presupuesto y patrimonio de la Universidad, así como analizar y aprobar el informe de sus estados financieros». Pero ¿ha escuchado usted alguna vez que la famosa Junta se haya opuesto a los manejos financieros de la Rectoría?

En el tan mentado asunto de las computadoras que se alquilaron y luego se pagaron, causando un oneroso gasto para la UV, la Junta de Gobierno no dijo ni «esta boca es mía». ¿Se pronunció alguna vez esta Junta sobre el conflicto de intereses que existe en el caso de Ceneval, donde Víctor Arredondo es partícipe de las acciones de esta empresa y al mismo tiempo fue contratante como rector de la UV?

Pues a esta Junta de Gobierno le corresponde, de los diferentes candidatos que se presenten, la designación del próximo rector de la UV. Algunos ya declararon que se inscribirían Manlio Fabio Casarín, director de la Facultad de Derecho; Porfirio Carrillo, actual secretario académico; Sara Ladrón de Guevara, directora del Museo de Antropología de Xalapa, quien alguna vez fue también secretaria académica; Enrique “el Papo” Levet, dirigente del Fesapauv; Octavio Ochoa, investigador, y Leticia Rodríguez, secretaria del actual rector. Pero todos estos que ya han mostrado sus aspiraciones se pueden quedar con las ganas si al final Víctor Arredondo, ex rector y ex secretario de Educación de la Fidelidad, decide inscribirse.

Todo parece indicar que así será. De otra manera uno no se explica por qué Ricardo Corzo, encargado del área de Humanidades en la gestión de Arredondo y ex secretario académico con Raúl Arias, llegó tan de inmediato a formar parte de la Junta de Gobierno, siendo designado de manera expedita secretario de esta Junta de Gobierno.

Otro de los que podría haber aspirado a la Rectoría se dejó seducir por el canto de las sirenas y apenas le propusieron formar parte de la Junta de Gobierno, no dudó en aceptar, quedando invalidado para buscar este puesto, nos referimos a Alberto Olvera. Ya hasta se dice que su esposa, la historiadora y alguna vez poeta, Celia del Palacio, volverá a ser directora de la editorial universitaria; es decir, todo va bien planchadito.

Se requieren seis votos de los nueve miembros de la Junta de Gobierno; cosa fácil dirían algunos, sobre todo si los miembros de esta Junta les da lo mismo quién llegue, o mejor aún, quizá hasta se puedan beneficiar con la designación.

Para los que no estén de acuerdo con que la Junta de Gobierno designe al nuevo rector ya es demasiado tarde. Para buscar otro método de designación tendrán que pasar por varios procesos, tendrá que superarse la apatía de los estudiantes y la complicidad de algunos maestros consejeros. Pero eso no se puede hacer en unos cuantos meses.

Es por ello que algunos piensan que la próxima será una reelección anunciada.

CÍRCULO ROJO: SOBRE “EL MUERTO” MARTÍNEZ ZALETA, LAS CORONAS

Nos quedamos plantados los integrantes del Círculo Rojo del periodismo. Fuimos citados en el restaurante de Liverpool para una entrevista de trabajo con Américo Zúñiga, el candidato del PRI a la alcaldía de Xalapa, pero resulta que el aspirante ni enterado estaba de la cita. Lo que pasó es que su jefe de agenda, a quien en el argot político llaman “El muerto” Martínez Zaleta, no andaba muerto, andaba de parranda y en una de esas ni agendó la cita. Enterado Américo Zúñiga mandó a Cristo, su particular, para que lo redimiera y el Cristo redentor hizo tan bien su trabajo que, de plática en plática, ni cuenta nos dimos, pasaron las horas, y entonces llegó el candidato, al menos para disculparse. Martínez Zaleta, para el Círculo Rojo, ahora sí se puede dar por muerto.

POSTDATA 1: ABEL CUEVAS Y EDUARDO DE LA TORRE JARAMILLO EN OTERO CIUDADANO

Otero Ciudadano, ahora presidido por la siempre amable Leonor de la Miyar, se ha convertido en un magnífico foro para que los candidatos a un puesto de elección popular se presenten a exponer sus propuestas. En la semana que pasó tocó al candidato del PAN a la alcaldía de Xalapa, Abel Cuevas Melo, y a Eduardo de la Torre Jaramillo, candidato a la diputación por el distrito de Xalapa urbano. La impresión que dejaron a los presentes fue muy buena. Los dos con discursos muy bien elaborados, con planteamientos claros y con un gran conocimiento de los problemas de nuestra ciudad. Esperemos que otros candidatos también se animen a ir.

POSTDATA 2: ARMANDO LÓPEZ Y SU PODER DE CONVOCATORIA

Vaya poder de convocatoria el de mi tocayo Armando López, a quien Felipe Hakim llama Clark Kent. El pasado jueves logró reunir a periodistas de diferentes medios y de diversas tendencias y a otros invitados como don Carlos Vasconcelos y Antonio Murrieta. Los invitados de honor fueron el senador Pepe Yunes y el secretario de Salud Juan Antonio Nemi (esperemos que el gobernador valoré los buenos comentarios que Nemi siempre nos hace de él). Los periodistas que estuvieron presentes fueron Felipe Hakim, Víctor Murguía, Sergio González Levet, Raymundo Jiménez, Orlando García Ortiz, Alfredo Bielma, Vicky Durán Campollo, Claudia Guerrero, José Ortiz Medina y Joaquín Rosas. En la charla final, muy amena y cordial con algunos de estos tiburones del periodismo, me di cuenta de algo: qué poco sé de periodismo.

Armando Ortiz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.