Preparan fiscalías rumana y mexicana extradición de Tudor

Preparan fiscalías rumana y mexicana extradición de Tudor
CANCÚN, Q.R.- Pese a dos suspensiones provisionales otorgadas por un juez (435/2021 y 440/2021), que impiden temporalmente su extradición a Rumania, es inminente la repatriación de Florian Tudor, “El Tiburón”; líder de la mafia rumana , señalado en investigaciones como responsable de montar una red internacional para la clonación de tarjetas bancarias.

Para ello, confiaron a Grupo Sol fuentes de la Fiscalía General de la República, ya establecieron contacto con la Fiscalía Antimafia de Rumania con la que intercambian información y datos para robustecer las acusaciones en contra de Tudor.

El llamado “Tiburón”, es acusado en su país por los delitos de delincuencia organizada, extorsión y tentativa de homicidio agravado e investigado también por autoridades de Estados Unidos, Canadá y México, por la clonación de tarjetas a ciudadanos de dichas naciones.

De acuerdo con Sol Quintana Roo, Florian Tudor fue detenido en Cancún, Quintana Roo el pasado 27 de mayo y se le confinó inicialmente en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, sin embargo, dada su peligrosidad, el domingo 6 de junio se le trasladó al penal de alta seguridad de El Altiplano, en el Estado de México y quedó sujeto a prisión preventiva oficiosa mientras se lleva a cabo el procedimiento de extradición.

Antes, el 31 de mayo, Tudor presentó una demanda de amparo ante el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Penal de la Ciudad de México en materia penal en contra de su detención y le fue concedida la suspensión provisional.

Posteriormente, luego de su traslado al penal de máxima seguridad, Tudor presentó un nuevo amparo para evitar su extracción a Rumania en el mismo juzgado, y éste le concedió una nueva suspensión provisional que frena su deportación o expulsión del país.

“Se concede a Florian Tudor, la suspensión de plano respecto de los actos consistentes en la incomunicación, deportación, expulsión en calidad de extranjero y/o extradición, así como por cualquier otros de los prohibidos por el artículo 22 constitucional, para el efecto de que las autoridades responsables de manera inmediata no se ejecuten, los hagan cesar o, en su caso, se abstengan de llevarlos a cabo”, señala el acuerdo.

Ante esas resoluciones, tanto la Fiscalía General de la República (FGR) como la Cancillería tendrán que esperar a que se lleve a cabo todo el procedimiento previsto en la ley, por lo que deberán aguardar a que un juez federal emita una opinión jurídica definitiva sobre la solicitud de extradición que presentó el gobierno de Rumania.

Sin embargo, con dicha opinión que no es vinculante, la Secretaría de Relaciones Exteriores será la que tenga la última palabra sobre el proceso de extradición del supuesto empresario de origen rumano.

En tanto la FGR y su homóloga de Rumania, continúan acopiando elementos acusatorios y pruebas para tratar de demostrar la culpabilidad del rumano y de esa manera poder llevar a cabo su extradición.

De acuerdo con las leyes de extradición vigentes en México, el Gobierno de Rumania tiene un plazo de 60 días naturales, a partir de su aprehensión, para presentar una solicitud formal de extradición, misma que deberá ser turnada a la Cancillería y al juez de la causa para que analice si es o no procedente.

AM.MX/fm