* ¿Guerra, a perpetuidad en el TSJCDMX? * Una “Ley Zaldívar” local * Pedro López Obrador en el Hospital Inglés

* ¿Guerra, a perpetuidad en el TSJCDMX? * Una “Ley Zaldívar” local * Pedro López Obrador en el Hospital Inglés

Son muchas las ocasiones en las que las entidades locales son imitamonas de la Federación.

Sucede en todos los ámbitos.

Por ejemplo, cuando hace allá por 1972 el ya extinto Miguel Ángel Granados Chapa me daba clases en la UNAM de la materia Régimen Legal de los Medios de Comunicación, platicaba que en Hidalgo, su entidad natal, los legisladores habían copiado en su Constitución estatal, textualmente, los contenidos de la Constitución Federal.

Y así, que en uno de los artículos de la Carta Magna hidalguense todavía podía leerse por aquellas fechas que todos los objetos que llegasen ¡a las playas y costas de su territorio! pasarían a formar parte del patrimonio estatal.

Lo que hoy es Ciudad de México no es ajena a esos disparatados dislates.

Otro penoso ejemplo: Si los legisladores federales aprobaron una reforma judicial con un transitorio que pasó a llamarse “Ley Zaldívar”, para prácticamente autorizar la ampliación del mandato del actual presidente del Poder Judicial Federal, en CDMX también hay una “Ley Guerra” en la que, explícitamente, se autoriza la reelección una y otra vez del actual presidente del Poder Judicial local, Rafael Guerra Álvarez.

Y a diferencia del escándalo que en todo el país se desató con la posibilidad –por fortuna ya superada– de que Arturo Zaldívar prolongara su permanencia al frente de la Corta de Justicia, en el caso de Guerra Álvarez nadie se pronuncia en contra.

Lamentable.

Y es que Ciudad de México ya sufrió las consecuencias de reelegir y reelegir a un personaje para el cargo. Le he platicado aquí del nocivo papel que en ese tenor jugó el guerrerense Edgar Elías Azar, tales como la creación de un feudo de favores extralegales y al mejor postor, un “club de Tobi” que invariablemente marginó a las magistradas y una barrera para impedir el ascenso de todos aquellos que no estuviesen con él.

Urge derogar la “Ley Guerra”. Esto es, el Vigésimo Tercero Transitorio de la Constitución Política de CDMX.

El Congreso local tiene la palabra.

¿O tendrán que pedirle permiso a “la favorita” Claudia Sheinbaum?

Y mientras en los juzgados…

A mi correo electrónico llegó el siguiente mensaje que con gusto le comparto al ciudadano presidente del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México:

“Una amiga tiene muchos problemas en los juzgados para regularizar un trámite y le insinúan, pero no le piden lana para agilizarlo. Los trabajadores se quejan de que tienen una gran carga de trabajo (no fueron a laborar durante casi dos años) y que no les quieren pagar horas extras, por lo que amenazan con hacer una huelga.

“Esto pasa en los juzgados 42 y 30 de lo Familiar que están en Avenida Juárez: se pierden los expedientes, te traen dando vueltas diciendo que por la ‘sobrecarga’ de trabajo no los encuentran y no es uno, son muchos. Es un foco de contagio ya que no tiene ventilación, hace un calor sofocante y no hay donde sentarte; la sana distancia en los elevadores es inexistente además de tener que hacer filas de, por lo menos, 45 minutos para subir; para bajar es otro suplicio.

“Sí se busca el apoyo de los secretarios de acuerdos hacen gala de prepotencia diciendo que para dar una orden a un subalterno uno espere ‘un rato’ y cuando se pregunta de cuánto tiempo es el ‘rato’ contestan que lo que les lleven actividades inexistentes pues están sentados en el escritorio sin hacer nada.

“Otra cosa importante es que cuando cualquiera va a buscar un expediente, por default, es ‘no está’ y los pretextos son que están en digitalización o que están en Oficialía de Partes, no tienen un control de expedientes nadie sabe dónde está nada.”

Se que lo anterior no es novedad. Que es el pan de todos los días en prácticamente todos los juzgados del país.

Pero, de verdad, ¿todo lo anterior es verdaderamente algo tan difícil de remediar, señor Guerra?

¿O usted, amable lector, qué cree?

Indicios

Pedro Arturo López Obrador, hermano de “usted ya sabe quién”, estuvo internado en días recientes en el campus Observatorio del Centro Médico ABC. Y no, no fue porque le haya dado un soponcio porque el Tribunal Electoral ya autorizó al INE a seguir investigando a Pío, otro de sus hermanos, por los sobres repletos de efectivo que recibió de parte del corrupto gobierno de Manuel Velasco en Chiapas. Se sometió a una intervención quirúrgica de vesícula que se complicó, por lo que tuvo que permanecer hospitalizado varios días más de los originalmente previstos. La pregunta es, ¿por qué no acudió al IMSS o al ISSSTE y sí al carísimo Hospital Inglés? ¿Dónde quedó la austeridad? ¿O será que aún prevalece la disputa con AMLO? Recuérdese que cuando Pedro Arturo votó en Veracruz en contra de Morena, el hoy Presidente de la República dijo de él: “los traidores abundan hasta en la familia… Él (Pedro Arturo López Obrador) está por conveniencia del lado de los corruptos”. A lo que Pedro contestaría: “tampoco se vale ser tirano y querer que todos pensemos como piensa él” + + + Noticias provenientes de Guerrero, donde en breve habrá cambio de mandatario estatal, hablan de que el próximo gobierno será llamado “el de los novios”. Y todo porque el gabinete lo están armando los novios de las hermanas Salgado Pineda: Rubén Hernández, novio de la gobernadora electa Evelyn Salgado, y Jesús Urióstegui, novio de Liz Salgado,quienes están colocando a sus amigos en los puestos claves del gobierno para poder tener ellos el control total del mismo. ¿Y su padre El Toro? Pues parece que le están creciendo los cuernos. + + + Y por hoy es todo. ¡Feliz fin de semana! Y como siempre, le deseo ¡buenas gracias y muchos, muchos días!

https://www.indicepolitico.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@IndicePolitico
@pacorodriguez

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos