La percepción casi define a Cuitláhuac y compañía

La percepción casi define a Cuitláhuac y compañía

Parajoda discriminatoria: ¿será qué ‘los prietitos en el arroz’ se debe a que son morenos?

El próximo 10 de marzo, se cumplirán cien días del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez y en tan breve lapso de tiempo, podría quedar echada la suerte de sus quehaceres.

Errores graves de operación política, ausencia de estrategia de comunicación social, sonados casos de nepotismo, cero proyectos de obra pública, nula construcción de consensos y un largo etcétera de factores negativos, marcan esta centena de días.

Este cúmulo de monsergas, ya provocó que el imaginario colectivo veracruzano llegara a una conclusión: no tienen la menor idea de cómo hacer las cosas.

El señor Cuitláhuac debería revisar el caso de Enrique Peña Nieto: cuando enfrentó la pregunta, en la FIL de Guadalajara, de mencionar tres libros que hubiera leído y contestó una serie de burradas, Peña quedó definido como un hombre torpe por el resto de su vida.

Si el gobernador no da un golpe de timón en lo inmediato, no podrá sacudirse la imagen que ha construido a golpe de gazapos.

Eric con sus bravuconadas, Ana Miriam con su toque de queda, Hipólito con su proverbial cachaza, Huerta con sus ‘Yalitzas’, el Congreso local con su ‘Francisco García Márquez’ y Carranza con Coatzacoalcos incendiado, son otros sonados casos de severa falta de oficio.

Corrijan ya, de lo contrario, su paso a la historia quedará escrito de antemano.

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.