Lo que usted diga Señor Presidente

Lo que usted diga Señor Presidente

En ocasiones el silencio es el más severo crítico

En la entrega anterior, señalamos la pertinencia de que el presidente López Obrador diera un manotazo para poner orden en Veracruz, las facultades meta constitucionales de la presidencia imperial (que tan bien ejerce), se lo permiten.

N obstante, don Andrés prefirió, como lo prefiguramos, optar por la lógica del poder insano y apoyar a su muchacho, en lugar de rescatar a la entidad completa.

En este sentido, el Tlatoani pontificó: “Cuitláhuac García es un gobernador inteligente, con convicciones y sobe todo honesto un hombre bueno no de malas entrañas y eso importa mucho para garantizar la paz y la tranquilizar a mis paisano veracruzanos”.

Cuando intuimos que una discusión no lleva a nada, ya sea porque nuestro interlocutor está ebrio, gagá o peca de ingenuidad y/o perversidad, de plano le damos el ‘avionazo’ y aceptamos sus razonamientos. Estamos ‘chupando’ tranquilos, diría el clásico.

Por ello, ante los elogiosos conceptos, sobre ‘el góber sabadaba’, vertidos por nuestro poderoso ‘paisano’, le espetamos: lo que usted diga Señor Presidente.

Desventurados, en Veracruz, los que tienen hambre y sed de justicia, porque no serán saciados.

La insoslayable brevedadJavier Roldán Dávila

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.