Seguridad social para las empleadas domésticas

Seguridad social para las empleadas domésticas

La justicia social es la primera posverdad del Estado Mexicano  

Por donde se le vea, otorgar seguridad social por ley a las empleadas domésticas es un logro importante, algo que debió pasar hace mucho tiempo, es más, hablamos de un derecho universal del cual muchos no disfrutan: lavacoches, jardineros, ambulantes, etc.

No obstante, habrá que ver como se instrumenta el ingreso de dichas trabajadoras al IMSS, porque ya sabemos que en nuestro país hay excelentes estamentos que no se cumplen, por ejemplo, la educación gratuita y laica desde preescolar hasta el nivel medio superior sólo es un buen deseo, el Estado Mexicano no cumple.

O esto otro que dice el Artículo 123 Constitucional en su Apartado A, Fracción  VI: “Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”. ¿Apoco no es una chulada?

A lo anterior, tenemos que agregar que en el contexto de pobreza y pobreza extrema en el que millones de personas viven, las circunstancias las obligan a aceptar las condiciones infrahumanas que el potencial patrón impone, todas fuera de la ley, por supuesto.

Caramba, sí no meten en cintura a Wal-Mart y Sanborns, no imaginamos como le harán las autoridades en este caso. Es un avance, pero aún no hay mucho que celebrar.  

La insoslayable brevedad/Javier Roldán Dávila

  

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.