La marcha de la extorsión

La marcha de la extorsión

El “desfile” que el presidente Andrés Manuel López Obrador se autoorganiza para autoglorificarse en el inicio de su quinto año de gobierno es, además de un grosero y soez derroche de recursos públicos –se tirarán millones en el acarreo de personas este domingo-, un intento desesperado por aferrarse a un poder que irremediablemente comenzará a desvanecerse.

Las diversas encuestas y sondeos de opinión aún le confieren una alta aceptación, de cerca de 60 por ciento en promedio. Pero además de que es un nivel que otros presidentes anteriores también tuvieron a estas mismas alturas de sus sexenios –por ejemplo, Carlos Salinas de Gortari-, en el caso de López Obrador se sostiene de algo a la vez tan poderoso como irregular: el dinero.

Lo único que explica la popularidad de López Obrador a pesar de sus dislates, de su pésima administración, del daño causado a la educación, la ciencia y la salud, del encono que alienta todos los días desde el púlpito presidencial, de la violencia generalizada en todo el país, es la repartición de recursos públicos a través de sus “programas sociales”, en una exaltación delirante y hasta energúmena de una de las prácticas por excelencia del viejo régimen priista: el clientelismo. Al final del día, se cumple aquello de que Morena es la “cuarta transformación”… del PRI.

El dinero aún no se acaba, así que la popularidad presidencial se mantiene, aunque cada vez en más sectores que antes lo apoyaron incondicionalmente han comenzado a pintar su raya, a tomar distancia y algunos a romper abiertamente con el lopezobradorismo, ante la evidencia de que se trata de un régimen autoritario, antidemocrático y al que solo le falta ser represor… a nivel federal, porque en estados como Veracruz no han tenido ningún empacho en aplicar la “ley del garrote” contra quien protesta, contra quien disiente y especialmente contra quien ejerce su derecho a oponérsele políticamente a un gobierno que disfruta siendo tan “bananero” como le sea posible.

La marcha que el pasado domingo 13 de noviembre se celebró en unas 50 ciudades del país en defensa del Instituto Nacional Electoral y contra el bodrio de reforma electoral del presidente López Obrador logró algo que seguramente no se propuso: sacó de sus casillas al inquilino del palacio virreinal, aun cuando intentaron minimizarla con una muy intensa campaña de propaganda y desinformación a lo largo de ése y los días subsecuentes.

Y como hacen todos los regímenes autoritarios, se llamó de inmediato a un acto de “desagravio” para quien se cree incuestionable: una marcha que no es marcha, pues no encierra reclamo ciudadano alguno. Un desfile de ostentación del poder por el poder en el que con todos los recursos del Estado se buscará empequeñecer la imagen de la avenida Reforma de la Ciudad de México llena de tonos rosas y blancos, para sustituirla por la de una marejada de “camisas guindas”, en un despliegue que no está lejos de las expresiones más fascistoides.

Si bien habrá muchas personas que a pesar de todo sigan creyendo en la “4t” y acudan por su propia voluntad, el acarreo es el arma fundamental para lograr el

propósito de avasallar. Y como ya ha hecho antes el gobierno que se decía “diferente” a los que le precedieron, llevarán gente por carretadas al primer cuadro de la Ciudad de México desde todos los estados en los que gobierna Morena. A algunos les ofrecerán refrigerios, bebidas y un “apoyito” extra por las “molestias”; a otros les condicionarán permisos para trabajar y la entrega de sus becas y pensiones –engañándolos, porque ése es el oxígeno del que vive este gobierno-; y a una buena parte, a los empleados de los tres niveles de la administración pública controlados por Morena, los obligarán a acudir y hasta a poner de su bolsa para llegar y acarrear a otros tantos, so pena de perder sus empleos.

Eso es, por ejemplo, lo que sucede en la Secretaría de Desarrollo Social estatal en Veracruz y seguramente en todas las demás dependencias: a los trabajadores de confianza los “invitan” a poner de su bolsa dos mil pesos y a los de contrato 500, para financiar la renta de camiones para el acarreo de burócratas. Además de que deben ir a… fuerzas el domingo a la Ciudad de México o se despiden de su trabajo.

Ya lo dijo la semana pasada la “mandamás” del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz, la directora de Administración Joana Marlen Bautista: “en el Poder Judicial somos ‘obradoristas’ y muchos “van a querer ir” a la marcha. Una extorsión en toda forma.

Lo que va a pasar el domingo es previsible. López Obrador sanará su ego herido con “amor comprado” y retacará de gente el zócalo y todo el primer cuadro de la Ciudad de México. Eso no cambiará el hecho de que una marcha ciudadana, sin recursos públicos de por medio, hizo fracasar su embestida contra el sistema democrático del país, aunque éste tampoco saldrá incólume. Será otra lucha que los ciudadanos habrán de dar.

La marcha de la extorsión tendrá su espeluznante imagen color sangre seca inundando el zócalo. Pero a la legitimidad ya renunciaron.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @yeyocontreras

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Columnas