La encomienda de Amador Leal

La encomienda de Amador Leal



No es un secreto que en el Gobierno Federal están que trinan por los errores que los operadores priistas han cometido en Veracruz.

Si desde el año pasado las relaciones con el gobierno duartista eran ríspidas luego de que Enrique Peña Nieto perdió las elecciones en la entidad, las recientes pifias que involucran a funcionarios públicos en la presunta red de mapachaje electoral de los programas sociales federales fueron la gota que derramó el vaso.

Tan grave fue el error, que el Pacto por México estuvo a punto de venirse abajo por esta causa. De hecho, sigue condicionado por el PAN y el PRD, que exigen que rueden más cabezas y se aplique castigo a los involucrados.

Por ello es que se designó a Alberto Amador Leal como delegado de la Secretaría de Gobernación en el estado. El poblano viene a meter orden en Veracruz y a evitar, primero, que se repitan episodios como el videogate. Y segundo, para alinear desde la dependencia la operación de los programas federales, incluidos los sociales, de ahora en adelante.

Amador Leal es gente cercana al secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong. Inició el sexenio de Peña Nieto como director de Inteligencia de la Policía Federal, cargo al que renunció tras quejarse del desastre en el que encontró a la corporación. Fue secretario general del Cisen y secretario de Desarrollo Social en Puebla. Así que cuenta con la experiencia necesaria en cuestiones de inteligencia, espionaje, así como en la operación de programas sociales, como para que nadie lo “chamaquee”.

Evidentemente, su llegada a esa posición y con esas instrucciones cayó como balde de agua fría en el gobierno estatal. Ya no tendrá abierta el arca de los recursos federales para esta elección, con lo que se le complica el escenario, que de por sí no es muy promisorio.

La casa de Tomás

Llama poderosamente la atención el golpazo que le dieron al ex secretario de Finanzas Tomás Ruiz González con la nota donde se exhibe su megamansión de, según se estima, más de 30 millones de pesos en la comunidad de Mata de Uva, en Alvarado, donde se ubican algunas de las residencias más ostentosas de Veracruz.

La primera reacción fue pensar que se trataba de una contraofensiva del yunismo luego de que se han estado filtrando audios sobre el manejo de la fortuna de esa familia. Pero algo no checa con esa versión.

Dicen los enterados que Tomás Ruiz no se fue en los mejores términos de la secretaria de Finanzas, ya que habría preferido renunciar antes que involucrarse y autorizar movimientos financieros que, al parecer, abrieron un tremendo boquete en el erario estatal.

Habrá que estar atento al curso que tome este asunto.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @yeyocontreras

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.