Por solidaridad: #TodosSomosUV

Por solidaridad: #TodosSomosUV

 

Para el examen de admisión al #TodosSomosUV, también hay rechazados, por fortuna…sólo es uno

El conflicto que vive la Universidad Veracruzana con el gobierno de Veracruz, es un asunto que amenaza con paralizar las actividades de la citada casa de estudios e incluso, pone en riesgo su viabilidad en el futuro inmediato.

Las autoridades universitarias, encabezadas por la rectora Sara Ladrón de Guevara y el Consejo Universitario, reclaman el pago de más de dos mil millones de pesos en subsidios federales y estatales.

Sn embargo, el apoyo a la universidad, se trate de integrantes de la comunidad en cualquiera de sus modalidades o de cualquier otro ciudadano, no debe darse como un acto de solidaridad con el más vulnerable, sino, producto de una reflexión objetiva.

En este sentido, trataremos de dar algunos elementos para sumarnos sin cortapisas al #TodosSomosUV.

Las universidades públicas, en modelos educativos como el nuestro, son las principales promotoras de la intelligentsia nacional.

Esta intelligentsia está compuesta por médicos, artistas, arquitectos, ingenieros, sociólogos, politólogos y pensadores de todo tipo, que han contribuido al progreso civilizatorio de México.

El presupuesto para la educación pública, no es una dádiva, incluso, se destina y/o retorna, mucho menos de lo que los profesionales aportan con sus impuestos.

La Universidad Veracruzana se ha significado por educar a excelentes profesionistas, quienes hemos conversado con muchos de ellos, sabemos de su asombroso talento.

La universidad es una institución humanista, no una empresa, por ello los criterios “fondomonetaristas” con los que se quiere evaluar su rendimiento, son una torpeza.

El Estado, está obligado, por ley, a promover la educación pública, no a boicotearla.

Vulnerar a una universidad pública (e incluso a una privada), en lugar de impulsarla, es un crimen de lesa humanidad, que pone en riesgo la preparación intelectual y la investigación a futuro.

La universidad pública, además de todo, es un centro de creación y expresión artística (la mundialmente reconocida Orquesta Sinfónica de Xalapa es un ejemplo), que contribuye a mantener el equilibrio en el tejido social. El fomento deportivo, es otro de los elementos que abonan en este mismo tenor.

Se podrían mencionar un sinnúmero más de razones para validar nuestro compromiso con la educación pública, pero aquí lo dejamos, sólo agregaremos que las universidades públicas y también privadas, están llamadas a ser la conciencia de una nación, por eso molestan tanto a los sectores hegemónicos.

Y sí, sabemos que hay muchos que suelen ser ingratos con su Alma Mater, así es la vida.

Javier Roldán Dávila Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @javieroldan

Artículos Relacionados

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos