La PGR y la “verdad histórica” son como las opuestas caras de Jano

La PGR y la “verdad histórica” son como las opuestas caras de Jano

 

No hay presupuesto que alcance para construir la credibilidad en las instituciones…también se requiere voluntad política

Para los mexicanos, no es  ninguna novedad que la Procuraduría General de la República o las procuradurías estatales (ahora muchas de ellas Fiscalías), sean duramente cuestionadas por los resultados de sus investigaciones, podemos señalar casos simbólicos como el asesinato de Luis Donaldo Colosio o el proceso contra Raúl Salinas de Gortari, eso sin contar las tremendas omisiones que han tenidos con temas como la matanza de Tlatelolco o la indagaciones para dar con miles de desaparecidos.

De hecho, asumimos que la solución de un conflicto legal está en relación directa con el poder económico y/o político del acusado, lisa y llanamente, vivimos en el reino de la impunidad. Se puede entender la excepción de la regla, pero no que esta se convierta en lo cotidiano.

En este sentido, antes que transitar por “reformas estructurales” de cualquier índole, es requisito indispensable que el gobierno federal y la partidocracia, comprendan que México no avanzará significativamente mientras no se aplique el imperio de la ley sin cortapisas.

El caso Ayotzinapa es señero porque intervino, a petición del propio gobierno federal (probablemente no midieron las consecuencias), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que para tales efectos, nombró a un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, para que analizaran la investigación de la PGR.

Las conclusiones de dicho grupo, independientemente de que todas sean reales al cien por ciento, desnudan en el ámbito global, la colusión de intereses que vician la actuación de la dependencia mencionada, porque no podemos suponer que los errores cometidos sean atribuibles “al cansancio” de los responsables, sin ser expertos, salta a la vista que hubo dolo y mala fe.

Requisito mínimo para empezar sería que el señor Murillo Karma explicara en público su visión del problema, porque si se pretendiera cubrirlo, en un acto de compadrazgo, para que no fuera cuestionado (y en su caso sancionado, ojo, en su caso), mala señal enviaría el presidente Peña Nieto de cara al tremendo entuerto.

Así las cosas, la procuración de justicia en México, es un símil de Jano, dios de la mitología romana que tenía dos rostros, uno para ver los comienzos y otro los finales. En este caso, un rostro vería hacia el México de la impunidad y la corrupción y el otro hacia el lado de millones de ciudadanos que aspiran a vivir en un país más justo.

Ya saben, la lucha entre lo “viejo” y lo “nuevo”.

Javier Roldán Dávila Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @javieroldan

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos